¿Sabes en qué consiste la diástasis abdominal o de los rectos abdominales?

///¿Sabes en qué consiste la diástasis abdominal o de los rectos abdominales?

¿Sabes en qué consiste la diástasis abdominal o de los rectos abdominales?

Qué es

La diástasis abdominal o diástasis de rectos es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo.

La diástasis es un problema funcional que, aunque suele relacionarse más con la mujer porque con el embarazo se incrementan hasta en un 66% las posibilidades de sufrirla, todos podemos llegar a tener una separación de rectos, independientemente de la edad, de si eres hombre o mujer, de si realizas deporte habitualmente o eres una persona sedentaria.  Podría, incluso, padecerla alguien que realiza una carga de peso brusco para la que el abdomen no está preparado o si sufre sobrepeso: aumenta la presión abdominal y causa la misma distensión de los rectos del abdomen.

 

Factores de riesgo de la diástasis

La diástasis abdominal, por la distensión de la pared abdominal y la falta de un buen control del centro corporal o del core, provocará alteraciones en la postura y, como posibles consecuencias, dolores de espalda y de hernia de las vísceras abdominales. Suelen darse también problemas funcionales digestivos como estreñimiento, gases, malas digestiones, etc. También existe una importante relación entre la diástasis y las disfunciones del suelo pélvico como incontinencia urinaria, proplapsos o dolor pélvico.

Existen diversos factores de riesgo para la diástasis:

  • Aumento de peso: un aumento excesivo de presión en la cavidad abdominal provoca que la línea alba se dañe al no soportar esa tensión
  • El embarazo  o embarazos múltiples: durante el embarazo, el abdomen se va distendiendo para albergar al bebé. También se debilita el tejido conectivo por el cambio hormonal al secretar  relaxina, progesterona, elastina y estrógenosque alteran su  colágeno.
  • Parto: los partos complicados con muchas horas de pujo también pueden dañar este tejido e, incluso, también hay pacientes con diástasis que han dado a luz por cesárea.
  • Tamaño del feto  a mayor tamaño más riesgo.
  • Falta o exceso de ejercicio.
  • Cesáreas previas.

 

Tratamiento y consejos si sufres de diástasis

Es importante tratarse para la diástasis no sólo por una cuestión estética, sino para el correcto funcionamiento del abdomen, para el suelo pélvico y para la postura del individuo.

El éxito del tratamiento dependerá principalmente de la distancia de separación, anchura y profundidad que se haya establecido entre los músculos del recto abdominal. Sin embargo, hay que ser conscientes de que se puede mejorar con las distintas técnicas y tratamientos, pero la recuperación completa, la vuelta a la posición y aspecto iniciales es muy difícil de lograr.

Así que lo más recomendable es ponerse en manos de un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico, que evalúe tu diástasis y diseñe un plan de tratamiento especialmente adaptado a tus necesidades y tu caso y, además, seguir esta serie de recomendaciones para no seguir aumentando la separación de tus rectos abdominales:

  • No hacer actividades que impliquen aumentar demasiado la presión intraabdominal, como correr o saltar. Cuando se llegue a la fase de recuperación final, se recomendará gimnasia abdominal hipopresiva, pilates o yoga para tomar conciencia corporal y reeducación postural.
  • No levantar objetos pesados.
  • No hacer abdominales clásicos, lo cual aumenta la presión abdominal y compromete a la línea.
  • Al toser coger con las manos los abdominales, para no permitir que las vísceras por la fuerza abdominal puedan comprometer a la línea alba.
  • No levantarse de la cama sin ponerse de lado previamente.
  • Realizar flexión de rodillas sin flexionar tronco para agacharse.
  • No usar fajas de contención dorsolumbar, a no ser que se realice un trabajo de carga pesada y sólo mientras dure la actividad.
  • Evita un segundo embarazo antes de recuperarte al máximo posible. Aún no hay buena estabilidad lumbopélvica.
  • Elimina el estreñimiento definitivamente: aumentar la presión intraabdominal para la defecación supone un aumento notable de la separación de los rectos del abdomen y puede perjudicar igualmente al suelo pélvico.

 

En Clínica Physio Consulting cuentas con el asesoramiento de nuestras compañeras Judith Olguín y Débora Hoyos, fisioterapeutas especialistas en Suelo Pélvico, para realizar tratamientos específicos aplicados a la prevención y tratamiento de todo lo relacionado con suelo pélvico. No dudes en pedir tu cita de valoración GRATUITA.

 

 

 

By | 2018-10-25T15:01:25+00:00 octubre 25th, 2018|Fisioterapia, Suelo Pélvico|0 Comments
A %d blogueros les gusta esto: